¿Qué es ciencia? (T3)

phd090307s

Resulta curioso que el  origen de la palabra científico (scientific) esté tan estrechamente ligado la palabra artista (artist). Esto me ha hecho recordar una discusión omnipresente en Trabajo Social, donde una cuestión fundamental ha sido precisamente dilucidar si las personas dedicadas al mismo son artistas o científicos. En otras palabras, si el trabajo social es una profesión en la que la pericia y la creatividad desempeña un papel importante —buscar la manera de poner a funcionar las potencialidades de las personas, grupos, comunidades— o se trata, en cambio, de una disciplina que emplea técnicas y métodos científicos. Evidentemente, este debate es mucho más profundo y en este contexto menos académico puedo permitirme la licencia de pasar de soslayo por la cuestión.

Seguir leyendo

Gobierno vs trabajadores/as sociales: sobre el debate televisivo en La Sexta Noche

 

El programa La Sexta Noche se hizo eco de las declaraciones que el director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno realizó durante esta semana sobre el sistema público de servicios sociales. El alto cargo tuvo la poca destreza de señalar en una entrevista a la cadena SER que:

«[…] lo que puede ocurrir es que en España el nivel de prestaciones sociales que alguien recibe depende de la suerte que tenga con su asistente social. Si es muy bueno, le lleva de ventanilla en ventanilla y va a tener una potente ayuda social, mientras que si no tiene tan buena suerte, pues no ocurre eso».

Estas declaraciones no solo ponen en entredicho la labor profesional de los/as trabajadores/as sociales, sino que también rubrican un profundo desconocimiento del sistema de servicios sociales y de garantías de ingresos —este último aspecto al que se reduce la cuestión a buen seguro cuando se está hablando de ayudas sociales—. En definitiva, se atribuye exclusivamente la decisión de quién percibe ayuda y de qué tipo a los/as trabajadores/as sociales, como si no hubiera un sistema normativo que establece baremos y requisitos de acceso. Sistema, por cierto, que ha recibido en una amplia mayoría de CC. AA. profundas restricciones durante los últimos años, y que de origen se presenta como insuficiente para atender y promocionar a la población más vulnerable. El trasfondo político se rehúye, y por consiguiente, la responsabilidad política se elude.

Seguir leyendo

Fase inicial del doctorado: la búsqueda bibliográfica

phd060101s

Como se desprende del mismo, el siguiente tweet está dirigido a doctorandos/as que se encuentren en una fase inicial del proceso de elaboración de su tesis. Etapa en la que ocupa un lugar destacado la revisión bibliográfica. Por este motivo, coincidente con el contexto en el que se desarrolla el curso al que se circunscribe la tarea, he seleccionado el mismo para la segunda actividad propuesta.

Todavía más, por cuanto hace referencia al uso de métodos digitales, trasunto del temario del curso, suma interés su lectura o, mejor dicho, el acceso a la información —enlace— que proporciona.

El artículo mencionado en el tweet se divide en varias partes. En la primera de ellas se diferencia entre la revisión «narrativa» propia de las ciencias sociales y humanas, y la revisión «sistemática» de aquellas otras disciplinas en las cuales la recolección de datos es eminentemente cuantitativa. En cualquier caso, ambas requieren de una importante inversión de tiempo y es recomendable lograr la mayor eficiencia posible.

Es por ello que en el segundo bloque del artículo se mencionan algunas estrategias para acceder de manera rápida a literatura científica en versión digital, ya sea a través algunos buscadores especializados (Google Scholar, por ejemplo), bases de datos científicas (Scopus) o recursos de datos abiertos.

Las recomendaciones finales del artículo giran en torno al uso de gestores de bibliografía para ordenar la información recogida y facilitar la posterior elaboración de textos científicos.

Entrada de presentación (T2)

Mi nombre es Víctor —aunque las personas más cercanas me conocen como Vitol—. Desde septiembre de 2015 estoy matriculado en el programa de doctorado de Ciencias Sociales y Humanidades de la UPNA.

Estoy interesado en conocer cómo ha evolucionado en la coyuntura actual la situación de la población gitana desde el punto de vista de la exclusión—aumento de la pobreza material y económica, dificultades en el acceso y mantenimiento de una vivienda adecuada, empeoramiento de las situaciones de salud…— y qué resultados destacables y carencias han tenido las políticas específicas destinadas al colectivo.

Como marco de análisis cabria señalar que acaba de culminar la denominada década para la inclusión de la población gitana, lo que ha supuesto la elaboración de estrategias políticas en varios países —por iniciativa de la Unión Europea— para paliar estas dificultades y mejorar las condiciones de vida del pueblo gitano. En síntesis, se trataría de responder a la pregunta de cómo han evolucionado las condiciones de vida de la población gitana y qué debemos hacer para mejorarlas.

El interés personal por la situación social del colectivo gitano surge a raíz de la confluencia de experiencias académicas y profesionales: elaboración de un sucinto monográfico sobre población gitana y venta ambulante en Pamplona y su comarca cursando el Máster en Intervención Social con Individuos, Familias y Grupos de la UPNA; del trabajo como voluntario en la Fundación Secretariado Gitano de Navarra apoyando a mujeres gitanas en la adquisición de competencias formativas básicas; y como profesional de la intervención social en la asociación Gitana de Navarra «La Majarí» apoyando a familias gitanas en el acceso a viviendas dignas.

El grupo ALTER de investigación con el que concurrí a la beca predoctoral tiene una dilatada experiencia en la elaboración de estudios sobre pobreza, exclusión social y desigualdad. Su labor investigadora conjuga el análisis de problemas sociales, así como de las políticas orientadas a hacerles frente. Por consiguiente, se presenta como el espacio ideal para el aprendizaje y despliegue del proyecto antedicho.

¡Salud!